Get Adobe Flash player

El osario de Wamba

Parece que están  de moda los lugares con historia y leyenda, esos lugares que están envueltos en un alo de misterio y energía en los que el transeúnte se siente transportado a otras épocas, y en ocasiones  esto termina  provocando que un escalofrío recorra la espalda del espectador mas sensible; estos lugares son más comunes de lo que la gente se piensa pero hay que saber mirar y encontrarlos.

Para ello no tenemos que irnos muy lejos, aquí mismo en la península ibérica tenemos varios lugares mágicos.

Pero de lo que hoy os quiero hablar es de un pueblecito especial al que le envuelve ese alo de misterio, leyendas…  y un osario digno de ver, el único osario visitable de España; el Osario de Wamba.

A tan solo 19 Km. de Valladolid  rodeado por los Montes Torozos, en un recogido valle  se encuentra el pueblo de Wamba  anteriormente conocido como Gérticos, siendo esté lugar de recreo y caza de los reyes Godos.

Cuenta una leyenda que en el año 672 y tras la muerte de Recesvinto un hombre de Dios comunico al pueblo que por mandato divino debían  de buscar para ser proclamado rey a un noble campesino llamado Wamba, al que encontrarían arando con un buey blanco y un asno.

Wamba se resistió  ante tan insólito nombramiento y clavando una vara en el suelo dijo que si en verdad era un mandato divino el reinaría cuando esa vara floreciera.

Al poco tiempo la vara comenzó a florecer y ante tal milagro cedió a ser coronado.

Su preelección fue respaldada por toda la nobleza y aclamada por el pueblo convirtiéndose en uno de los mejores reyes de la monarquía hispano visigoda; así lo que un día fue Gérticos pasó a llamarse Wamba en su honor.

Paseando por este maravilloso pueblo castellano nos encontramos con la iglesia parroquial de Santa María de la O, considerada como uno de los ejemplares más antiguos de la provincia de Valladolid, ya que cuenta con varias influencias arquitectónicas a lo largo de la historia y  en ella podemos encontrar tanto restos mozárabes como románicas y góticas, incluido un ara romana dedicada a Júpiter, convirtiéndola así en una de las iglesias más interesantes de todo el medievo español.

Probablemente los reconquistadores Astur-leoneses del siglo X se encontraran con los restos de esta iglesia  y la utilizaran para inspirarse en ella, conservándose así de la iglesia mozárabe, la cabecera triple, el muro norte y el primer tramo de las naves .Justo al pie de las escaleras y del pasillo central, delante del altar, un pozo subterráneo nos señala el centro de la iglesia. El cuerpo  es de estilo románico correspondiéndose al momento en el que los caballeros hospitalarios de la Orden de San Juan establecieron su residencia, levantándose en esta época  el palacio, el cuerpo románico, el claustro y las dependencias anexas.

Esta iglesia posee ciertos detalles que llaman nuestra atención, como son las  marcas de canteros que se ven a simple vista y se pueden encontrar en la mayoría de las piedras que componen esta singular iglesia. Otro detalle que no pasa inadvertido es la llamada palmera de la Vida, la cual se encuentra en dependencias interiores y su pobreza contrasta con la riqueza de otras existentes en otros templos. Podemos ver el desgaste que posee ya que antiguamente se la consideraba milagrosa; contaba la tradición que para que surtiera efecto tenias que girar a su alrededor sin dejar de pasar la mano por su contorno.

En el patio interior encontramos sin duda el autentico tesoro de esta iglesia, el Osario, una sala en la que una inscripción reza:

“Como te ves,

Yo me vi,

Como me ves te veras,

Todo acaba en esto aquí,

Piénsalo y no pecaras.”

Al entrar en la sala de unos 6 metros de alto y 4 metros de base nos topamos con un paisaje dantesco, cientos de calaveras fémures y de más huesos  recubren las paredes y suelo de la sala donde nos encontramos, estamos en el Osario de Wamba.

La colocación que ahora podemos visitar, no es ni por asomo como lo que en su día fue; para empezar su emplazamiento original no es en el que ahora se encuentra. Hay referencias escritas que cuentan como los huesos cubrían incluso la bóveda superior.

Fue por el año 1950 cuando Gregorio Marañón, recogió al menos 2 camiones enteros de calaveras y huesos trasladándolos para que sirvieran de estudio en la  universidad de anatomía de Madrid y diversas Universidades del país.

Debido a  este espolio al que fue sometido durante años, el Osario quedo gravemente deteriorado y abandonado  con cientos de huesos desparramados llegando incluso los niños del pueblo a jugar con ellos. Más  tarde fueron los mismos vecinos del pueblo los que recogieron y ordenaron todo ese descalabro.

Los huesos  más antiguos fueron datados del siglo XVI y  cuyos restos pertenecen a monjes hospitalarios sin poder determinar si eran  San Juanistas o Templarios, aún que de estos últimos no se han encontrado ninguna evidencia real.

En el patio interior también encontramos  unas antiguas celdas, y se cuenta que  una de ellas fue habitada por Doña Urraca de Portugal ,que decidió ser recluida y ordenarse como freira de San Juan  al ser está repudiada por su marido  Fernando de León por culpa de la consanguinidad que había entre ellos ya que eran primos segundos.

Llamativo también resulta otro detalle de este patio, ya que hay tres tumbas, dos abiertas y una cerrada, y la leyenda cuenta que estaría enterrado allí el Rey Recesvinto, aunque la realidad y la documentación, y una serie de excavaciones, según el párroco, desastrosas, no sacaron nada a la luz sobre dicho enterramiento.

Nuevamente dentro de la iglesia, nos centramos en tres capiteles que nos han llamado la atención y que nos siembran dudas debido a su extraña simbología.

En uno podemos apreciar la balanza entre el bien y el mal sin inclinarse a favor de ninguno de los jueces, la otra es lo que parece ser un demonio devorando algo, y a lo que rápidamente nos explican que se trata de un zapatero, ya que en la época de su construcción, los zapateros para curtir el cuero del calzado, lo hacían con la boca y dientes y de ahí esa extraña representación.

La tercera es la que mas nos ha llamado la atención debido a que es muy compleja.

A simple vista vemos una cara con unas extrañas líneas, algunos dicen que representa al hombre verde, el cual es un rito Celta que se asocia con la devoción de la fertilidad, la divinidad, la naturaleza, devoción de la diosa y teniendo presente que este templo tiene como Advocación a la Virgen de la O (la virgen embarazada), todos los símbolos tanto Románicos como Visigodos  apuntan a que este templo representa a la diosa madre y nuevamente se volverían a meter por medio los templarios, ya que en la búsqueda del Santo Grial, que mejor sangre real que aquella de la que va a nacer de una virgen.

De ahí el misterio que envuelve esta iglesia, ya que no hay ninguna constancia del paso de Los Templarios por la zona.

Merece la pena hacer de vez en cuando una escapada de este tipo, para visitar lugares llenos de Historia y Leyendas, que te hacen transportarte a siglos atrás, e intentar imaginar como era el día a día de Reyes, Nobles o visitantes que escribieron parte de su historia.

Y aunque haya gente que en estos sitios, solo vea un bonito pueblo con su pequeña iglesia y una sala llena de huesos, a los que de verdad nos gusta esto, vemos Magia, Costumbres, Cultos y sobretodo Historia, mucha Historia.